Historia

En el año de 1905 en la ciudad de Guadalajara Jalisco, México, se instala la primera fábrica de Mosaicos Granada.

Y así comienza el diseño, proceso y fabricación de pisos con maquinaria traída directamente desde Europa.

Poco tiempo después, Mosaicos Granada ya engalanaba muchos de los pisos, fachadas de casas y edificios de prestigio, dentro y fuera de la ciudad, ofreciendo una línea completa en materiales decorativos y constructivos, para la casa y el comercio, así como adaptarnos a los exigentes gustos de personalidades como Elizabeth Taylor, Bing Crosby y Estudios Walt Disney entre otros .

Mosaicos Granada es una empresa familiar, contando con la cuarta generación al frente de este proyecto, nos enorgullecemos de cumplir 110 años de trayectoria al servicio de usted, ofreciendo una amplia gama de pisos y recubrimientos para interior y exterior, creando espacios con identidad propia.

La fabricación de nuestros productos es un arte transmitido de generación en generación, representando la herencia de una tradición, seguiremos manteniendo lo más altos estándares de calidad, ofreciendo a usted calidad en cada detalle.

Los Mosaicos

El mosaico hidráulico nace a finales del S. XIX en Europa, como alternativa a la piedra natural. Era un material producido y utilizado tradicionalmente en las zonas urbanas del mediterráneo, llegando a su máximo esplendor con el modernismo.

A finales de la década de los 50, la presión de otros productos como el terrazo y las cerámicas, hace que desaparezca casi por completo la producción del mosaico.

A pesar de ello, la calidad, belleza y originalidad del producto persistían. Por ese motivo, en Mosaicos Granada hemos recuperado la fabricación artesanal, como antaño, donde su fabricación es un proceso muy delicado, en el cual las manos del operario son las que aseguran un producto bien acabado y de calidad convirtiéndola así en una obra de arte.

En un mosaico de Mosaicos Granada el tiempo se detiene dando testimonio de su creador o de la persona que lo fabrica, Son cuadros para la eternidad, colocados en lugares y objetos destinados también para la eternidad.